Cómo conseguir el sueño perfecto

Además de contar con el equipo de descanso perfecto que se ajuste a tus características,  a tu postura y a tus gustos, para poner nuestro cuerpo en “modo descanso” y facilitar la transición del día a la noche y de la actividad al reposo, es necesario realizar pequeños pero significativos gestos. Aquí te los dejamos y ya nos cuentas cómo duermes esta noche.

  • Atenúa la intensidad de la iluminación de la vivienda para indicar a tu cuerpo que el momento del descanso y la desconexión ha llegado.
  • Evita cenas copiosas y pesadas y aplaza tu sueño tres horas después de la cena para asegurarte que ha pasado la digestión, de lo contrario te arriesgas a sueños agitados y despertares desagradables.
  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas y todo tipo de excitantes. Es falso que el alcohol favorece el sueño, al menos el reparador. Respecto a los excitantes, aunque el grado de incidencia varía entre las personas, considera que la duración de sus efectos es de unas seis horas y evita su consumo por la tarde.
  • Las rutinas entorno al sueño son importantes. Intenta respetar horarios y duerme lo que tu cuerpo le solicite.
  • Fomenta los hábitos de descanso: leer, escuchar música, darse una ducha, etc. Te serán muy útiles en los momentos en los que los patrones de sueño se ven alterados como pueden ser los viajes. El agua puede resultar un excelente aliado para el sueño: una ducha o un baño caliente acabado con agua tibia actúa como relajante muscular gracias al cambio de temperatura.
  • No olvides que si no logras dormir, es mejor levantarse que dar vueltas en la cama.
  • Haz ejercicio a última hora de la tarde. Ayuda a relajar la tensión y favorece el sueño.
  • El dormitorio ha de estar ventilado, con cierto grado de humedad y con una temperatura alrededor de 18-20ºC.  Evita la luz fuerte y los ruidos.
  • Ten en cuenta que las posturas ideales para el buen descanso son de lado o de espaldas, más aún si los muslos quedan ligeramente elevados para evitar dolores de espalda.
  • La ropa de cama y las prendas de dormir son importantes. Las fibras naturales son las aconsejables pues permiten la transpiración. Y la vestimenta de dormir ha de resultar cómoda sin ningún elemento opresor que obstaculice la circulación sanguínea.
Esta entrada fue publicada en Dormitienda, consejos del sueño y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>